Reseña de “Pablito clavó un clavito: una evocación del Petiso Orejudo”, de Mariana Enríquez

Reseña de “Pablito clavó un clavito: una evocación del Petiso Orejudo”, de Mariana Enríquez

El Petiso Orejudo, un menor de edad siendo asesino en serie. Me gustó mucho el cuento, me encantó la idea de que en lugar de inventar una historia de un asesino, te cuenta una historia verdadera donde se genera un suspenso muy grande. Da una cierta sensación de incomodidad al saber que una persona vivió torturas semejantes provocadas por un humano. Se me hace aterrador tener presente llegar a experimentar algo similar a lo descrito en el libro.

 

En cierta parte de la historia, el guía de turistas se siente ensimismado con los sucesos que cuenta diariamente. Él se percató de que realmente no quería a su bebé y, supongo que no le podía decir a su esposa que lo abandonaran, ya que el guía de turistas quería a su esposa, pero realmente no deseaba a su hijo. Contar día a día los acontecimientos de las víctimas infantiles, supongo que en algún momento le hicieron imaginarse a él mismo matando niños precisamente por la coincidencia de tener un bebé en casa.

 

Desde mi punto de vista, esta historia nos da el mensaje de que se puede llegar a dañar la vida personal o familiar, cuando la mezclas con la vida del trabajo.

 

Hablando de cómo se desarrolla el libro, me gusta que, a la vez que escuchas/lees un cuento, estás escuchando/leyendo un documental: te explican cómo fueron los asesinatos, cómo el niño asesino los disfrutaba y la lujuria que éstos le causaban. Desde mi perspectiva, yo creo que Pablo, el guía de turistas, sintió fanatismo por el Petiso, aun sabiendo que lo que hizo estaba mal y, tal vez, él mismo quiere seguir el camino que el Petiso no terminó, comenzando por su propio hijo.

 

 

Por Valentina Salinas Ríos

Información de inscripción

Ingresa tus datos de contacto para comunicarnos contigo a la brevedad posible.